jueves, 18 de abril de 2013

365 Meditaciones para el aquí y el ahora, de Osho



Les comparto un par de resúmenes de las reflexiones del libro : Día a día, 365 meditaciones para el Aquí y el Ahora, de Osho: 


  • COSAS ESENCIALES
La meditación significa ser uno mismo  y el amor significa compartir el propio ser con otra persona. La meditación les da el tesoro y el amor les ayuda a compartirlo. Estas son las dos cosas más básicas y todo lo demás no es esencial.


  • GRATITUD
La gratitud prepara el camino. Siéntete tan agradecido a la existencia como te sea posible...por cosas pequeñas, no solo por las grandes...por el simple acto de respirar. No tenemos ningún derecho sobre la existencia, de modo que aquello que se recibe es un REGALO.

Desarrolla cada vez más la gratitud, deja que se convierta en tu estilo. Agradece todo en tu interior.


Si se entiende la gratitud, entonces se agradecen las cosas que se han hecho de forma positiva. Incluso se agradecen las cosas que se han realizado negativamente porque hay un aprendizaje en todo. Sentirse agradecido de que  alguien te ayudara, este es solo el principio.


Luego se empieza a agradecer que alguien no te hiciera daño, cuando podría haberlo hecho, fué amable. Una vez se entiende el sentimiento de gratitud y se le permite penetrar hondo en el ser, se empieza a sentir gratitud por todo. Y cuanto más agradecido seas, menos  te  quejarás y gruñirás.


Cuando desaparecen las quejas, también desaparece la desdicha, ya que ésta existe con la queja. Está enganchada a las quejas y a la mente propensa a quejarse. Es imposible que exista con la gratitud. De manera que este es uno de los principales secretos que hay que aprender en la vida.

Cosas esenciales



Anécdota de los 3 viajeros a Roma

Eráse una vez que llegaron 3 visitantes a Roma y fueron a saludar al papa. El primero duraría 3 meses, el segundo 6 semanas y el tercero 2 semanas. El papa le dijo al tercero '' tú eres el más afortunado'' porque conocería mucho más de la ciudad de Roma, mucho más que los otros dos visitantes¨. Todos quedaron desconcertados. ¿Y cómo el tercero iba a poder conocer más de la ciudad que los otros si el iba a durar mucho menos tiempo?.

La vida es corta y uno no puede permitirse el lujo de posponer, sin embargo la gente lo hace y a su propio riesgo.


Imagínate que te quedara un solo día de vida. ¿ Qué harías?. ¿ Seguirías pensando en cosas innecesarias?. No, lo olvidarías todo. Amarías, rezarías y meditarías. Disfrutarías el regalo de la existencia. No postergarías las cosas verdaderas, las cosas esenciales.

Extracto-resumen de una reflexión del libro 365 días de meditaciones para el aquí y el ahora, de Osho.